Tendencias 2012. Elogio de la Desconexión en la Era de las Interrupciones.

http://manuelgross.bligoo.com/20111230-tendencias-2012-elogio-de-la-desconexion-en-la-era-de-las-interrupciones

Por Antonio Ortiz 

Hace apenas cuatro años hablábamos de la tendencia del "siempre conectados", sobre todo centrados en los aspectos de la conectividad y el dispositivo y con un halo de optimismo: tener siempre conexión a la red en todo momento se debía celebrar como una puerta abierta a un montón de posibilidades.

 

Para un segmento de la población cada vez más numeroso -aspecto refrendado por la tasa de adopción de smartphones y tarifas de datos- es una fase ya superada y estamos en el momento de analizar el impacto personal y colectivo de este escenario. Y lo que creo que va a marcar este debate en 2012 es que, más allá de posturas tecnófobas o tecnoutópicas, es una exigencia por recuperar tiempos de desconexión.

 

Del siempre conectados al siempre interrumpidos 

 

Connected | Official Trailer | [HD]  http://www.youtube.com/watch?v=rUBjnk_9n8Y

 

Este es el trailer de la película Connected, que empieza con una confesión personal de su directora: en una ocasión fingió tener que ir al baño durante una cena con una amiga para poder comprobar su correo electrónico en su teléfono.

 

Para los que estamos muy conectados no es un escenario irreal, lo llamativo no es llenar un espacio aburrido con un tiempo de conexión (esa espera del transporte público revisando Twitter o blogs), sino el interrumpir un espacio interesante offline con una conexión para recibir nuestra ración de actualizaciones, de pequeños impactos de información y compensaciones en mecánicas de juegos (más enlaces, más seguidores, más retuiteos, más comentarios, más megustas).

 

Al final hablamos de necesidades muy viejas (la conexión con otros, el sentimiento de pertenencia, la autoestima gracias a la aceptación y valoración de otros) a través de mecanismos nuevos que están optimizados para ello.

 

Creo que lo más interesante del debate es conseguir alejarlo de maximalismos simplistas, tanto los luditas ("la tecnología nos hace antisociales siempre") como los tecnoutópicos (toda adopción tecnológica es genial y toda crítica a la misma es neoludismo). El paso a analizar es el de estar siempre conectados y las posibilidades que esto ofrece, a estar siempre abiertos a la interrupción, que es algo bastante diferente.

Aquí entran en consideración temas de protocolo social (que esté aceptado que uno saque su móvil para consultar otras comunicaciones en medio de una reunión de amigos o estando en casa con la familia) pero también de adquisición del conocimiento y de la velocidad y superficialidad de los contextos online tipo Twitter.

Desconexión, productividad y creatividad 

Cada vez son más populares las técnicas para la productividad en entornos digitales, muchas de ellas -como la técnica Pomodoro- se basan en evitar las interrupciones, tanto del entorno como de la web/correo/servicios sociales. En otro sentido, aumenta la preocupación en el mundo corporativo respecto al uso y abuso del correo y de la invasión del tiempo personal, como ejemplifica la decisión de Volkswagen de limitar el acceso al correo en horarios no laborales.

Hay una dimensión adicional a la de la productividad y es la búsqueda de "pausas creativas" (sobre pensamiento y duchas). El caso es que muchas de ellas antes eran forzadas por la situación: estamos esperando en una sala a que nos atiendan, en el baño, el tiempo antes de dormir... momentos todos que ahora podemos llenar gracias a estar siempre conectados.

Buscando un espacio para la tecnología y la conexión o para estar sin ellos 

Todo esto se enmarca dentro de un debate mayor que gira entorno a ponderar Internet y las tecnologías digitales / de información en su justa medida, donde y cuándo aportan valor frente a situaciones en las que distraen de lo verdaderamente importante. Movimientos como el del cole de Sillicon Valley que repudia la tecnología empezarán a sonar más, aunque a buen seguro que lo harán menos que aquellas iniciativas que se postulen como "tecnológicas" por el uso de dispositivos, aunque lo deseable es que sobre estas últimas cada vez seremos más exigentes en cuanto a fines y no en cuanto a medios.

Un signo de madurez en el debate sería pasar a discutir más sobre competencias digitales y menos sobre aparatos, sobre todo en entornos educativos.

Otro sería que esa gran parte de la vieja guardia intelectual abandonara la trinchera nostálgica del siglo XX y empezase aportar a este debate con más rigor; si ya la clase política fuese capaz de un discurso menos oportunista y barato y los tecnólogos se olvidasen de etiquetar como ludita cualquier postura que no sea completamente entusiasta respecto a adoptar tecnología, creo que tendríamos las bases para que esta tendencia se acercarse a lo que creo que debería ser: un debate inteligente sobre como la adopción de tecnologías aporta valor pero también viene con trade offs.

En cualquier caso, muchos ya estamos negociando con nuestro entorno y con nosotros mismos ese espacio de desconexión.

Enviado por Antonio Ortiz el 27 Diciembre, 2011 - 18:38

Error500 es una web de Antonio Ortiz ©2008 Esta página esta gestionada mediante Drupal.

Puedes contactar conmigo mediante Contacto.

Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.