Predicciones para 2009: lo que NO veo dentro de la bola de cristal

Publicado por Juan Luis Polo

Fuente: http://recorta.com/f3338e

 

Pocas cosas son más leídas en estos días que los adivinamientos imposibles sobre lo que acontecerá el año que viene. A mí me gusta leerlos como al que más y habitualmente los encuentro entre llamativos y evidentes, nunca realmente determinantes del destino que nos espera, pero indudablemente una dosis de consumo obligado durante estas fechas.

Y me he dicho: ¿cuáles son las cosas que pasarán en el 2009? no tengo ni la más remota idea, la verdad. Por más que me he estrujado las meninges, no ha salido nada visionario. Sin embargo sí estoy más convencido de lo que NO pasará:

1.- No será el año del marketing en el móvil. No lo ha sido hasta ahora, no veo ni una sola razón por la cual debería ser este año que comienza el de su despegue. Por más que los actores de este tipo de marketing se empeñen, no pasamos de los SMS como la gran esperanza blanca.

2.- Los blogs no cambiarán el mundo este año que comienza. Definitivamente no lo harán si pensamos en términos de poner a las empresas a los pies de los consumidores, rendidas y desarmadas. Vale que todos soñamos con esa utopía hace tiempo, cosas de leer el Cluetrain Manifesto, pero más bien lo que veremos crecer es el uso de este tipo de herramientas al servicio de las empresas buscando sacar ventaja competitiva de los mismas, les guste a los usuarios o no.

3.- Las marcas no aprenderán a escuchar a los clientes. A duras penas a sus organizaciones. Las marcas más poderosas han estado sordas cuando hacían dinero y la situación les iba bien, ahora estarán muy ocupadas en garantizar sus cuentas de resultados. Eso de la conversación ahora más que nunca es una cosa de tabernas y sitios para estar con los amigos, piensan muchas de ellas. Labor de titanes convencerles de lo contrario.

4.- los medios tradicionales no desaparecerán. Y algunos ni se transformarán siquiera. Cuando uno lee la situación en que se encuentran los medios editoriales, piensa seriamente si no será el momento de llorar en un rincón por tantas oportunidades y dinero que nunca se puso al servicio de la innovación. Pero es que la innovación es en el fondo una religión, disculpadme la rima involuntaria: se abraza y se tiene fe en ella o nunca rendirá sus beneficios.

5.- Twitter no se convertirá en una herramienta de pago. Entre otras cosas porque con la que está cayendo no creo que alguien esté dispuesto a pagar por ello. Para pagar directamente por cada mensaje, ya están los SMS (¿he hablado ya de lo innovador del Mobile Marketing?). Así que a la mínima que veamos un atisbo de freemiun, no sé yo cuánto de fieles seríamos a la costumbre de tuitear cada paso que damos.

6.- Los Social Media no serán un remanso de paz para los anunciantes: los intentos de hacerse hueco en los nuevos medios sociales, con la credibilidad suficiente, con la audiencia necesaria y con el retorno de inversión imprescindible, no serán un paso natural y fácil como hasta ahora lo era el uso de medios tradicionales. ¿Por qué? porque en los medios tradicionales, la audiencia, las personas al otro lado del mensaje no tenían ni voz ni voto. En los medios sociales, el reino son las personas: éstas pueden reflejar claramente su antipatía por las iniciativas y poner en marcha sus propias acciones para contrarrestar la presencia de la marca. Así que entrar en los medios sociales es aventurarse en un campo minado, dónde es mejor llevar una ruta definida.

7.- Los presupuestos de publicidad y comunicación no crecerán. Ya lo sé, éste es un pronóstico fácil. Pero la segunda parte de la ecuación es que el poco o mucho presupuesto será un botín por el que las agencias y los medios pelearemos a fondo. Si algo tengo claro a día de hoy es que cuando se trata de traer dinero para pagar las nóminas de las empresas, el buen rollo existente hasta la fecha en torno al concepto de “hay presupuesto para todos” desaparecerá. ¿No leíste “El arte de la guerra” de Sun-Tzu? tal vez todavía estés a tiempo de hacerlo.

8.- El queso no se buscará en la web 2.0. No se buscará de manera decisiva, clara, sin dudas. Tiempo de crisis es tiempo de oportunidades, pero los clientes son humanos al fin y al cabo tienen miedo como todos y cuando el miedo está presente uno se vuelve cauto. Salvo que el hambre por conseguir mejores resultados no se sacie con el alimento de los medios convencionales, me temo que el queso se seguirá buscando en lares habituales, alejados de la web 2.0

9.- El respeto por las licencias “Creative Commons” no se extenderá. Con tanta gente compartiendo su obra bajo este tipo de licencias y con la que está cayendo a nivel de falta de dinero, es lo más lógico pensar que las agencias y anunciantes cada vez usarán más material bajo este tipo de licencia, para no pagar un duro por el uso de la misma. Y lo peor es que ni tan siquiera se lo comunicarán a los posibles interesados. Sabido es que el pensamiento más extendido es que en internet “todo es gratis”

10.- La facilidad para conseguir dinero de años pasados no volverá. Es cierto que los mensajes que nos llegan de bancos y entidades que facilitan préstamos tratan de ser tranquilizadores, pero la realidad es que el dinero necesario para financiar circulante y proyectos no será fácil de conseguir, al menos en el 2009. ¿Por qué? básicamente porque los bancos están convencidos de que lo que nos ha llevado a la situación actual ha sido la facilidad con que se ha prestado dinero en el pasado. Conclusión: cada operación vigiliada con lupa y si se concede, avalada hasta por el abuelito…

Lo más seguro es que me equivoque de cabo a rabo, pero algo me dice que las canas y la experiencia son fieles consejeras: lo veremos el año que viene ;-)

Feliz 2009 para todos.